Results tagged ‘ Puerto Rico ’

Notas De Scottsdale

No tuve la oportunidad de ver por televisin la gran Victoria de Puerto Rico sobre los Estados Unidos el pasado sbado, pero por mi telfono mvil pude seguir cada lanzamiento. Hay una parte de m que me gustara estar ah. Pero si no voy a jugar no tiene sentido que desaproveche el trabajo del entrenamiento. Esa es mi prioridad principal, prepararme para la temporada. Me sent muy orgulloso de ver a mi hermano Yadier y el resto de los muchachos jugar bien. Se puede ver que se estn divirtiendo.

Si tuve la oportunidad de ver el juego de Yadier contra Holanda la semana pasada. Conecto doble de 2 carreras en la octava entrada cuando la escuadra boricua perda 1-0. Cuando Yadier llego a la segunda base, apunto al cielo en tributo a nuestro padre. Fue muy especial para m ver ese gesto. Cuando hable por telfono con l, me dijo que haba visto al lanzador un da antes cuando jugaban contra la Republica Dominicana y observo que estaba lanzando muchos sliders. As que cuando estaba bateando, espero un slider.

Una de las pequeas sorpresas del entrenamiento ha sido Randy Johnson. Yo saba que era un profesional y un guerrero, y claro, eso es lo que he visto hasta este momento. Lo que no me esperaba es lo amigable que es. Yo pens que era una persona que era solitaria, pero es todo lo contrario, le encanta hablar de bisbol y esta disponible para que los lanzadores jvenes le hagan todas las preguntas que deseen.

El joven Madison Bumgarner es uno de esos lanzadores que esta observando con mucho cuidado a Randy Johnson. Quiere aprender todo lo que puede del futuro miembro del saln de la fama y este pasado fin de semana Bumgarner se vio muy bien. Se meti en problemas temprano pero se pudo salir y encontr su control. Tiene un gran repertorio. Es zurdo que tira strikes. Tiene un gran cambio de velocidad y me gusto lo que vi.

Jamie y yo estamos ansiosos de mudarnos a nuestra nueva casa para esta temporada, una casa en Lafayette con piscina y sauna, mesa de billar y con un teatro para ver pelculas. El ao pasado vivimos en San Francisco pero porque mis hijas pasan mucho tiempo con nosotros durante el verano, vimos la necesidad de rentar una casa con todas las comodidades.

Las nias estuvieron con Jamie y yo este pasado fin de semana en Scottsdale, pese a que el equipo de soccer de Kelsey tena juego de campeonato en Yuma. Me sent mal por ella que no pudo participar en el juego y mas con todo el trabajo que realizo, pero como padre que adora a sus hijas, me sent muy orgulloso que escogi estar conmigo.

El viernes en la noche las nias nos acompaaron a Jamie y a m a la cena del equipo en el Hotel W en Scottsdale. Se vistieron como nunca antes y se vieron muy hermosas. El pelotero favorito de las nias en si pelotero favorito tambin, Pablo Sandoval. Los padres de Pablo volaron desde Venezuela y estn de visita aqu en Scottsdale por primera vez. Jamie y yo los hemos hecho parte de nuestra familia. Los hemos tenido de visita, hemos cenado juntos y los estamos paseando.

En las prximas dos semanas, mi mama nos estar visitando y nos ayudara a empacar para mudarnos a nuestra casa en Lafayette. La acaban de operar de cataratas as que tiene que reposar un poco antes que el doctor le de la luz verde para viajar en avin. Todava esta de luto por la muerte de mi pap, pero tenemos una familia muy grande y amigos en Puerto Rico que la acompaan. Yo le llamo todas las maanas cuando voy en camino al estadio y despus la vuelvo a llamar cuando voy de regreso a la casa.

Antes de despedirme, me gustara pedir una oracin para mi ta, la hermana de mi papa. Esta luchando contra el cncer y los doctores la han enviado de regreso a casa. Dicen los doctores que ya no hay nada que ellos puedan hacer. Todos estamos muy tristes y estamos rezando que no sufra ms.

Mi Primer Recuerdo

Gracias por todas sus palabras de apoyo sobre mi hit 1,000. Como le dije a los reporteros, esto es algo muy especial para m. Yo nunca deb de llegar a las Grandes Ligas, mucho menos durar tanto para lograr 1,000 hits.

Al menos eso fue lo que otras personas pensaron de m.

Pero siempre pienso que el bisbol siempre ha estado en mi sangre.

Cuando regreso al primer recuerdo de mi vida, es en el diamante de un campo de bisbol.

Tena con cuatro o cinco aos de edad. Mi pap, tambin con el nombre de Benjamn, era un segunda base de un equipo de bisbol amateur en Puerto Rico, en el pueblo de Utuado. Era un hombre pequeo, pero a m se me haca un gigante. Fuerte. Poderoso. Nuestra pequea casa de dos cuartos, de ladrillos y techo oxidado estaba llena de sus trofeos de bisbol.

En este da que me recuerdo, me pas todo el juego en el dugout. Estoy seguro de que fue la primera vez que mi pap me dej que me quedara con l y los otros hombres. Me recuerdo que el juego iba lento y estaba en la dcima entrada. El dugout estaba callado. Todos se miraban cansados y agotados por el calor y la frustracin de no poder terminar el juego.

Mi pap agarr un bate, en preparacin para su turno de batear. “Voy a conectar un jonrn al jardn izquierdo,” dijo. “Todos nos iremos a casa, ya estoy cansado de este juego.”

En el parque el jardn izquierdo pareca que estaba a un milln de millas. El jardn derecho estaba ms cerca, el cual mi pap quizs podra alcanzar. Adems, era bateador zurdo. Su poder era al jardn derecho.

“No, no,” le dijo uno de sus compaeros de equipo. “Ve a al jardn derecho! Es mas corto!” “Me esta lanzando afuera,” le dijo mi pap. “Tengo ir al izquierdo.”

Luego camino a la caja de bateo y se prepar para batear. Y como bien dijo mi pap, le tiraron afuera. Y le hizo swing.

La pelota tom vuelo en direccin del jardn izquierdo. Se fue levantando. El jardinero izquierdo corri hacia atrs. Luego la pelota empez a descender. El jardinero corri ms rpido. Apenas fuera del alcance del jardinero, la pelota pego arriba de la cerca y se fue al otro lado.

Jonrn.

Me recuerdo ver a mi pap correr las bases, con la sonrisa ms grande en su cara. Salt del dugout gritando y saltando con el resto de sus compaeros.

“Detnganlo! Alguien detnganlo!”Gritaba mi mama desde los asientos, segura de que me iban a pisotear.

Mi pap llego al plato y en medio de toda la celebracin, me levanto y me sent en sus hombros.

Esa es la escena de apertura de mi vida. Un parque de pelota. Un dugout. Y el herosmo de mi pap.

Yo pens que haba algo mgico en ese terreno en forma de diamante, que entre esas lneas blancas cualquier cosa es posible.

Y todava lo pienso.

Jugador De La Semana

Mi prioridad es “cachar” as que no me gusta hablar mucho de batear. Pero ltimamente ha sido difcil evadir el tema.

Yo he tenido rachas buenas al bateo antes pero nunca una como la que tuve hace una semana. Fue increble. Para repetir el resumen que anuncio Major league Baseball cuando fui nombrado l pelotero de la semana: mi promedio de bateo fue .652 (15 de 23) con seis dobles y nueve carreras impulsadas para la semana que termino el 25 de mayo, agregndole un promedio de envasarme de .654 y de slugging de 1.043.

Me gastara poder decirles el porque un pelotero se calienta al plato. Solamente sucede. La pelota se ve mejor. Es difcil poder ponerlo en palabras, porque obviamente, tu vista no se mejora. Talvez algo se mueve en tu cerebro que te permite (por un tiempo limitado) enfocarte ms. Yo no lose. Lo nico que se es que mis ojos por alguna razn podan ver la pelota mejor cuando sala de la mano del lanzador.

Aqu esta la segunda parte de estar en una buena racha: cuando la pelota te llega, sabes con exactitud que hacer con ella.

En cada turno al bate siempre tengo un plan, que depende con quien esta lanzando y la situacin del juego, etc. Y esto es lo mismo ya sea que este en una buena racha o no. Pero cuando las cosas marchan bien, ejecutas tu plan a la perfeccin todo el tiempo. Te llega el lanzamiento que esperas y le pegas como quieres.

Y por supuesto que el xito crea confianza. As que cuando las cosas andan bien te relajas. No presionas. No intentas de pegar un cuadrangular cuando solo necesitas un imparable. Llegas al plato con la mentalidad que nadie te puede vencer o sacar fuera.

Tambin estoy conciente que una parte de una buena racha tiene un elemento de suerte. Se me presentaron buenos lanzamientos para pegar. No me estaban lanzando con mucho cuidado. No me estaban sacando. Tuve la oportunidad de responder y de mantener bateando.

Me ayudo que parte de la gira fue en Miami. Me encanta ese clima. Es el clima de mi niez en Puerto Rico.

Algunas personas me preguntaron si tenia alguna supersticin para mantener la racha, como no cambiarme los calcetines o tomar practica de bateo con un coach en particular. Yo no creo en las supersticiones, as que enfrente el da como siempre lo hago.

Esta noche nos enfrentamos a los Mets y estamos anticipando una victoria emocionante como la de ayer (domingo). Todava me siento invencible en el plato. Todava pienso que nadie me puede sacar. Aunque me saquen, yo se que estoy haciendo swing mejor y veo la peloto bien.

Es todo por ahora. Me dio gusto contestar sus preguntas as que no dejen de hacerme preguntas. En un futuro contestare ms.

Como siempre, gracias por leer y apoyar a mis compaeros y a m. Nos da gusto verlos en el parque.