Mi Primer Recuerdo

Gracias por todas sus palabras de apoyo sobre mi hit 1,000. Como le dije a los reporteros, esto es algo muy especial para m. Yo nunca deb de llegar a las Grandes Ligas, mucho menos durar tanto para lograr 1,000 hits.

Al menos eso fue lo que otras personas pensaron de m.

Pero siempre pienso que el bisbol siempre ha estado en mi sangre.

Cuando regreso al primer recuerdo de mi vida, es en el diamante de un campo de bisbol.

Tena con cuatro o cinco aos de edad. Mi pap, tambin con el nombre de Benjamn, era un segunda base de un equipo de bisbol amateur en Puerto Rico, en el pueblo de Utuado. Era un hombre pequeo, pero a m se me haca un gigante. Fuerte. Poderoso. Nuestra pequea casa de dos cuartos, de ladrillos y techo oxidado estaba llena de sus trofeos de bisbol.

En este da que me recuerdo, me pas todo el juego en el dugout. Estoy seguro de que fue la primera vez que mi pap me dej que me quedara con l y los otros hombres. Me recuerdo que el juego iba lento y estaba en la dcima entrada. El dugout estaba callado. Todos se miraban cansados y agotados por el calor y la frustracin de no poder terminar el juego.

Mi pap agarr un bate, en preparacin para su turno de batear. “Voy a conectar un jonrn al jardn izquierdo,” dijo. “Todos nos iremos a casa, ya estoy cansado de este juego.”

En el parque el jardn izquierdo pareca que estaba a un milln de millas. El jardn derecho estaba ms cerca, el cual mi pap quizs podra alcanzar. Adems, era bateador zurdo. Su poder era al jardn derecho.

“No, no,” le dijo uno de sus compaeros de equipo. “Ve a al jardn derecho! Es mas corto!” “Me esta lanzando afuera,” le dijo mi pap. “Tengo ir al izquierdo.”

Luego camino a la caja de bateo y se prepar para batear. Y como bien dijo mi pap, le tiraron afuera. Y le hizo swing.

La pelota tom vuelo en direccin del jardn izquierdo. Se fue levantando. El jardinero izquierdo corri hacia atrs. Luego la pelota empez a descender. El jardinero corri ms rpido. Apenas fuera del alcance del jardinero, la pelota pego arriba de la cerca y se fue al otro lado.

Jonrn.

Me recuerdo ver a mi pap correr las bases, con la sonrisa ms grande en su cara. Salt del dugout gritando y saltando con el resto de sus compaeros.

“Detnganlo! Alguien detnganlo!”Gritaba mi mama desde los asientos, segura de que me iban a pisotear.

Mi pap llego al plato y en medio de toda la celebracin, me levanto y me sent en sus hombros.

Esa es la escena de apertura de mi vida. Un parque de pelota. Un dugout. Y el herosmo de mi pap.

Yo pens que haba algo mgico en ese terreno en forma de diamante, que entre esas lneas blancas cualquier cosa es posible.

Y todava lo pienso.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: