April 2008

Visitando a Yadier y Recordando Historias Familiares

Estamos volando en direccin a San Luis y llegaremos a tiempo, eso espero, porque quiero cenar con mi hermano menor, Yadier, el receptor de los Cardenales.

Yadier-thumb-300x200.jpg

Cuando los Cardenales estuvieron en San Francisco la semana pasada, lo llev a almorzar antes del juego a Frutilandia, un restaurante en el distrito de la Misin que sirve comida boricua y cubana. Fue sensacional–un poquito de comida de casa. Y mi novia y yo lo invitamos a cenar una noche, y rpidamente nos encontramos en nuestros largos juegos de domins y poker y cada uno nos estbamos molestando. (Como muchos de ustedes saben nuestro hermano Jos, tambin es receptor con los Yankees de Nueva York. De alguna manera todos hemos logrado un anillo de Serie Mundial. Me han dicho que somos el nico tro de hermanos en la historia del bisbol de Grandes Ligas en hacerlo.)

Es curioso cmo todos terminamos siendo receptores. Yo nunca haba capturado un lanzamiento en mi vida antes de que un buscatalentos de los Angels visitando Puerto Rico me puso detrs del plato y me dijo que tirara a la segunda base. El buscatalento vino a ver a Jos, no a m. Pero mi mam le dijo que me viera a m tambin. Ella no le dijo en realidad. Ella lo acos. Le ense un peridico en el cual estaba una historia sobre m que deca que haba bateado .400 como jardinero en el equipo amateur que gan el campeonato en Puerto Rico ese ao. De cortesa o miedo–no estoy seguro cul–l le dijo a mi mam que me llevara al campo a las 3 y me vera.
MeAndJoseWithAngels-thumb-300x200.jpg

Cuando Jos me dio la noticia, yo le dije que no. “Tu ve y que tengas una buena carrera,” yo le dije. “Est bien.” Pero Jos insisti.

Al fin dije que s, pero que slo haba un problema.

Yo no tena zapatos de bisbol. l me pregunt que dnde estaban. Le dije que mirara afuera y apunt arriba. Estaban colgados en el alambre de telfonos mis zapatos de bisbol.

Una semana antes de que el buscatalentos llegara, yo haba atado las cintas de los zapatos juntos y los tir arriba del alambre. Haba decidido dejar el bisbol. Haba jugado duro y bien toda la temporada, hice todo lo posible y no haba inters de ningn equipo de las Grandes Ligas. En serio, hubiese firmado por una caja de zapatos. Yo slo quera jugar pelota profesional. Pero nada. Me rindo, pens. Nunca se har realidad. Es tiempo de buscar en otro lado.

Luego mi mam le cae con todo al buscatalentos para que me d una prueba.

Jos me dijo que poda usar sus zapatos, los cuales us. Pero me quedaron dos medidas muy grande. Pareca como si estuviera usando zapatos de payaso.

Cuando el busca talentos me vio calentar con Jos y mi pap, le gust lo que vio de mi brazo. Fue all cuando me dijo me pusiera detrs del plato y que tirara a la segunda base. Tir la pelota como un cohete.

Tres das despus los Angels me firmaron por $1,000 y me enviaron a la pelota de novato en Mesa, Arizona. Lo nico que tena era un guante de Lance Parrish de Wal-Mart, el cual pens que era el mejor–hasta que observ los guantes bonitos de cuero que tenan los profesionales. Pero an, yo us el guante de Lance Parrish hasta que se rompieron las cintas.

Mi hermano y yo hablamos mucho de nuestra posicin de receptor cuando estamos juntos, y todos nosotros estamos de acuerdo que la parte bella de nuestra posicin–la parte que nos gusta ms a todos–es la parte psicolgica de manejar a los lanzadores.
Swinging2-thumb-550x467.jpg

Bueno, estoy en el AT&T Park y estamos listos para abordar el autobs en direccin al aeropuerto de San Francisco para nuestro vuelo a San Luis, ms de la psicologa de catchar en mi prximo blog. Gracias por visitarnos.

Primer Blog…

bengie-high5-thumb-500x280.jpg
Este es el primer apunte en el blog que espero mantener al da durante la temporada. Talvez, les ayude a entender un poco lo que es estar en el clubhouse y en el terreno de juego y me dar a mi la oportunidad de hablar directamente con los fanticos y conocerlos mejor.

Hoy estaba pensando acerca de los entrenamientos primaverales y de cmo los lanzadores tienen dos caminos a tomar: Pueden pulir lo mejor que tienen, o pueden trabajar en las cosas que necesitan mejorar. Claro, vas a ganar ms juegos en el entrenamiento primaveral cuando pones en prctica lo mejor que tienes. Nuestros lanzadores no hicieron eso. Estbamos pensando sobre la temporada y no en un juego en particular de entrenamiento. No ganamos muchos juegos. Nuestros lanzadores se vieron muy mal en ciertas ocasiones. Cuando se frustraron, yo les deca, “Mira, no te enojes. Estas haciendo esto en preparacin de la temporada.”

Ahora estamos viendo los resultados.

Tres victorias consecutivas.

No les puedo decir la gran diferencia que tres victorias hacen dentro del clubhouse y en el dugout. Los muchachos estn bromeando ms. Todos estn ms relajados. Esa primera semana fue devastadora sin duda alguna. Salimos del entrenamiento y todos estaban diciendo que bamos a estar en el ltimo lugar en el mundo del bisbol, no slo dentro de nuestra divisin. Cuando todos dicen cosas as y de repente comienzas a ganar, te hace creer de nuevo. Piensas… “OK, lo podemos hacer.”

No es que de repente dejes de creer, inclusive, durante las malas rachas. Para m, es tener fe y confianza. Le tengo confianza a mis compaeros, y siempre me digo a m mismo. “Esta es una maratn, no una carrera corta.” Siempre estoy hablando con los peloteros jvenes sobre esto, de cmo estamos en este camino largo juntos y que se mantengan positivos, que no sean tan duros con ellos mismos. Pero las palabras no te pueden llevar muy lejos. Nada te levanta el nimo como el ganar.

Yo lo puedo ver en los muchachos en el montculo. No estn presionndose. Estn ubicando la recta, manteniendo a los bateadores fuera de balance. Ellos comprenden que no tienen que dominar a todos. Ha sido una semana muy buena hasta ahora.
Sintase con confianza de escribir y hacer preguntas o comentarios. Sera magnfico escuchar lo que estn pensando.